Guía para que parezca que has leído el libro del que todo el mundo habla

Cuando la tasa de rendimiento del capital supera la tasa de crecimiento de la producción y el ingreso, como sucedió en el siglo XIX y parece bastante probable que pase en el XXI, el capitalismo genera automáticamente desigualdades arbitrarias e insostenibles que dañan radicalmente los valores meritocráticos sobre los que se asientan las sociedades democráticas

Cómo calcular mentalmente qué día cae cualquier fecha

Uno de los mejores (y más prolíficos) matemáticos del mundo, el inglés John Conway, nacido en Liverpool en 1937, diseñó un algoritmo precioso que permite calcular en qué día de la semana sucederá (o sucedió) algún evento. Conway lo denominó “Doomsday Rule” o “Doomsday Algorithm”.

Cómo preparar Baileys casero

¿Te cansaste de que te arranquen la cabeza con una botellita? Andá al almacen que te enseño a prepararlo, tan rico como el original y a menos de 1/3 del valor. Esta receta es para 1 litro.

FLOW: El estado óptimo para la creación

En la vida cotidiana, la mayoría de las personas se dividen en dos grupos: las que están excesivamente preocupadas y las aburridas. Aparte de se encuentran las que "fluyen", que no son encuadrables en ningún grupo, como averiguó por algunas investigaciones que mostraron resultados curiosos.

Lineamientos para el eficiente desarrollo de videojuegos

El objetivo de esta guía es proponer políticas, métodos y características que pueden conducir al éxito comercial. Cuanto más nos ajustemos a estas directrices o más incorporemos a nuestro desarrollo, mayor será la probabilidad de éxito del juego resultante.

Generación Y: entre la búsqueda de desafíos y la rotación laboral

Encuesta de Great Place to Work Argentina

La denominada Generación Y es aquella que nació entre la década del ochenta y la primera mitad del noventa y que también recibe el nombre de "Millennials" porque el cambio de milenio representó un hito en su crecimiento personal.

Los resultados surgen de una investigación realizada por Great Place to Work Argentina, con la participación de más de 80.000 colaboradores, pertenecientes a un centenar de empresas.

El estudio apunta a la generación comprendida entre los 18 y los 35 años. Estos representan al 55% de los trabajadores, lo cual permite advertir la relevancia que posee y la importancia de comprender sus motivaciones y la visión del trabajo de este grupo.

La investigación fue emprendida por Great Place to Work Argentina durante el año 2014. Asimismo, arroja como resultado que el aspecto donde se observa una mayor diferencia entre los colaboradores de la Generación Y frente al resto de los empleados es la perspectiva de rotación laboral.

Para llegar a ese resultado se les preguntó, a los 80.000 empleados que participaron en la encuesta, si se ven trabajando en la compañía donde lo hacen actualmente por mucho tiempo. Allí, la diferencia entre los Millennials y el resto de encuestados fue de 10 puntos porcentuales en relación a la Generación X (35 a 44 años) y de 21 puntos con respecto a los Baby Boomers (55 años o más).

La mayor propensión a rotar de la Generación Y se relaciona, en principio, con algunas de sus características distintivas. En ese sentido, existe consenso acerca de que se trata de un grupo demandante, con cortos periodos de atención, dependiente de los nuevos medios y de la tecnología.

La generación Y tiende a pensar que el crecimiento profesional se da más rápido con cambios laborales que esperando promociones internas. Si bien esto puede ser cierto, este fenómeno encierra otra realidad pocas veces vista.

La ansiedad por acortar tiempos a veces no es buena para la formación profesional. Existen determinados procesos que requieren tiempos de madurez necesarios para que la experiencia sea válida. Que la participación en estos procesos hayan sido vividos en su plenitud en cada etapa de los mismos.

El otro aspecto que presenta una gran diferencia de la generación Y frente al resto de las generaciones, de acuerdo a la investigación de Great Place to Work, tiene que ver con el gusto por ir al trabajo.

Así es como, ante la pregunta sobre si a las personas les gusta venir a trabajar, las respuestas afirmativas de los Millennials son inferiores en 7 puntos porcentuales respecto de la Generación X y llega a 14 puntos de diferencia respecto de los Baby Boomers.

Ello podría estar relacionado, en parte, con la demanda de esta generación de manejar sus tiempos de manera flexible, sin sentir la obligación permanente de "ir" a trabajar a un espacio físico y en un rango de horas determinados.

Otro rasgo distintivo de la Generación Y en relación a sus antecesores se puede observar en la trascendencia de lo que hacen. Trascendencia que, si no la encuentran en su trabajo, se busca en otras actividades, incluso en un cambio de empleo.

Lo cierto es que, ante la pregunta "Mi trabajo tiene un significado especial para mí: éste no es sólo un trabajo", los encuestados de la Generación Y respondieron afirmativamente en una proporción 11 puntos porcentuales por debajo de la Generación X y 22 puntos por debajo de los Baby Boomers.

Para cerrar, en la pregunta final del cuestionario, que engloba la percepción general sobre las empresas en las que trabajan los empleados, las respuestas de los Millennials acerca de si consideran a su compañía un excelente lugar para trabajar fue de 8 puntos respecto de la Generación X y alcanzó los 14 al compararse con los Baby Boomers.

Sin embargo, no todas son malas noticias. Los excelentes lugares para trabajar encuentran estrategias de abordaje al tema generacional para tratar de obtener lo mejor de todos los integrantes del equipo.

El trabajo diferencial e innovador que realizan en aspectos como la relación con los jefes, la cultura organizacional, las oportunidades de crecimiento profesional y el salario emocional tiene como consecuencia aminorar significativamente el riesgo de rotación.

Sin embargo, cuando se trata de trabajar con la Generación Y, no se debe perder de vista que el Millennial promedio tiende de manera natural a buscar nuevos desafíos y experiencias (dentro o fuera de la organización), con periodos de permanencia laboral más cortos que los de las generaciones anteriores.

Fuente: Ambito

¿Cómo actualizar la democracia en la era del Internet?

Pia Mancini y sus compañeros quieren actualizar la democracia en Argentina, y más allá de sus fronteras. Con su plataforma de código abierto, quieren involucrar a los ciudadanos en el proceso legislativo y promover candidatos que escuchan lo que los ciudadanos dicen.


Pía Mancini se autodefine como una "activista de la democracia". En su exposición en TED plantea unos conceptos interesantes. Aquí la transcripción de la presentación.

Me parece que estamos de acuerdo en que nos movemos hacia un nuevo modelo de Estado y sociedad. Pero no tenemos la menor idea de qué es eso o qué debería ser. Parece que necesitamos tener una conversación acerca de lo que es la democracia en nuestros días y nuestra época. 

Pensemos en ello de la siguiente forma: Somos ciudadanos del siglo 21 haciendo lo mejor que podemos para interactuar con instituciones diseñadas en el siglo 19 basadas en tecnologías de la información del siglo 15. Démosle un vistazo a algunas características del sistema. Para empezar, está diseñado para una tecnología de la información de hace más de 500 años. Y el mejor sistema que se podría diseñar para algo así es uno en el que sólo unos pocos toman decisiones diarias en nombre de la mayoría y la mayoría puede votar una vez cada dos años. En segundo lugar, los costos de la participación en este sistema son tremendamente altos. O bien se tiene mucha plata e influencias, o se le dedica la vida completa a la política. Uno tiene que convertirse en miembro de un partido y lentamente empezar a labrarse el camino para llegar, tal vez, algún día, a ocupar un puesto en una mesa en la que se tomen decisiones. Finalmente, aunque no menos importante, el lenguaje del sistema es increiblemente críptico. Está hecho por abogados, para abogados y nadie más lo puede entender.
Es un sistema en el que podemos elegir nuestras autoridades, pero se nos deja totalmente excluídos del proceso que estas autoridades usan para tomar sus decisiones. Y entonces, en una época en que las tecnologías de la información nos permiten participar en cualquier conversación global, en que las barreras de la información han sido completamente superadas y podemos, más que nunca antes, expresar nuestros deseos y preocupaciones, nuestro sistema político es el mismo de los últimos 200 años y todavía espera que nos conformemos con ser simplemente receptores pasivos de un monólogo.
Y entonces, no es ninguna sorpresa que este tipo de sistema sólo pueda producir dos tipos de resultado: silencio o ruido. Silencio en el sentido de tener ciudadanos que no se involucran, que simplemente no quieren participar. Hay este lugar común que a mí, en verdad, me disgusta, que es la creencia de que nosotros, los ciudadanos, somos apáticos por naturaleza, que le huimos al compromiso. Pero, ¿realmente puede culpársenos por no avalanzarnos hacia la oportunidad de ir al centro de la ciudad, a mitad de la jornada laboral para asistir, físicamente, a una audiencia pública que no tendrá ningún impacto sobre nuestras vidas? El conflicto es inevitable entre un sistema que ya no nos representa ni tiene ninguna capacidad de diálogo, y ciudadanos que se acostumbran cada vez más a representarse a sí mismos. Y luego está el ruido: Chile, Argentina, Brasil, México, Italia, Francia, España, Estados Unidos, son todas democracias. Los ciudadanos tienen acceso a las urnas.
Pero ellos todavía sienten la necesidad de tomar las calles para ser escuchados. Parece que el eslogan del siglo 18 que dio pie a la formación de nuestras democracias modernas, "No hay impuestos sin representación", puede ahora actualizarse a "No hay representación sin conversación". Queremos nuestro lugar en la mesa.
Y con toda razón. Pero para ser parte de esta conversación, necesitamos saber qué hacer a continuación porque la acción política es ser capaz de pasar de la agitación a la construcción. Mi generación ha sido increíblemente buena usando las nuevas redes y tecnologías para organizar protestas, protestas que fueron capaces de imponer agendas, revertir legislación extremadamente perjudicial y hasta derrocar gobiernos autoritarios. Y tenemos que estar inmensamente orgullosos de ello. Pero también tenemos que admitir que no hemos sido muy buenos en usar esas mismas redes y tecnologías para articular con éxito una alternativa a lo que estamos viendo y para llegar a los consensos y construir las alianzas que se necesitan para lograrlo.
Y el riesgo que enfrentamos es que podemos crear enormes vacíos de poder que rápidamente serán llenados por gobiernos de facto como los militares o grupos ya organizados y altamente motivados que por lo general se encuentran en los extremos.
Pero nuestra democracia no es sólo un asunto de votar una vez cada dos años. Y tampoco es la capacidad para reunir a millones en las calles. La pregunta que quisiera plantear aquí y que, en realidad, creo que es la más importante que debemos responder, es: ¿Si Internet es la nueva imprenta, qué es entonces la democracia para la era de Internet? ¿Qué instituciones necesitamos construir para la sociedad del siglo 21?
No tengo la respuesta, por si acaso. No creo que nadie la tenga. Pero, en verdad, creo que no podemos seguir ignorando más está pregunta. Y entonces, me gustaría compartir con Uds. nuestra experiencia y lo que hemos aprendido hasta ahora, aportar nuestro granito de arena a esta conversación. Hace dos años, con un grupo de amigos de Argentina, nos empezamos a preguntar, "¿cómo hacer que nuestros representantes, nuestros representantes electos, efectivamente nos representen?" Marshall McLuhan alguna vez dijo que la política es resolver los problemas de hoy con las herramientas de ayer. La pregunta que nos motivó fue: ¿podemos resolver algunos de los problemas actuales con herramientas que usamos en nuestras vidas todos los días? Nuestro primer paso fue diseñar y desarrollar un programa llamado DemocracyOS.
DemocracyOS es una plataforma web de código abierto diseñada para servir de puente entre ciudadanos y representantes electos y hacer más fácil que participemos desde nuestras vidas cotidianas. En primer lugar, allí usted puede informarse, porque cada nuevo proyecto que se introduce en el Congreso es traducido y explicado inmediatamente en lenguaje sencillo en esta plataforma. Pero, todos sabemos que el cambio social no va a ser el resultado solo de tener más información, sino de hacer algo con ella. El acceso a una mejor información debería conducir a una conversación acerca de lo que haremos luego, y DemocracyOS nos permite hacer eso. Porque sabemos que la democracia no es sólo asunto de apilar preferencias una encima de otra sino que un debate público, robusto y sano debería ser nuevamente uno de sus valores fundamentales.
Entonces, DemocracyOS es acerca de persuadir y ser persuadido. Tiene que ver tanto con alcanzar consensos como con encontrar una forma apropiada para canalizar nuestro desacuerdo. Y finalmente, usted puede votar cómo le gustaría que votara su representante electo. Y si no se siente cómodo votando por un asunto determinado, siempre podrá delegar su voto en alguien más, dando lugar a un liderazgo social dinámico y emergente. Y se volvió muy fácil para nosotros comparar estos resultados con la forma en la que nuestros representantes estaban votando en el congreso. Pero, también se volvió muy evidente que la tecnología no iba a ser suficiente. Lo que necesitabamos era encontrar a los actores capaces de tomar este conocimiento distribuido en la sociedad y de usarlo para tomar decisiones mejores y más justas. Así que fuimos con los partidos políticos tradicionales y les ofrecimos DemocracyOS. Dijimos, "Miren, esta es una plataforma que Uds. pueden usar para construir una conversación de doble vía con sus electores". ¡Y sí, fracasamos! ¡Fracasamos en grande! Nos mandaron a jugar afuera, como si fuéramos niños. Entre otras cosas, nos llamaron ingenuos. Y tengo que ser honesta: en retrospectiva, creo que lo fuimos. Porque los desafíos que enfrentamos no son tecnológicos, sino culturales.
Los partidos políticos nunca han querido cambiar la forma en que toman las decisiones. Y entonces se hizo algo obvio que si queríamos ir a algún lado con esta idea, necesitábamos hacerlo nosotros mismos. Y entonces realizamos un salto de fe, y en agosto del año pasado fundamos nuestro propio partido político. El partido de la Red en la ciudad de Buenos Aires. Y en un salto de fe todavía mayor, nos postulamos a elecciones en octubre del año pasado con la siguiente idea: Si ganamos una silla en el Congreso, nuestro candidato, nuestro representante, iba siempre a votar de acuerdo con lo que los ciudadanos decidieran en DemocracyOS. Todo proyecto que se introdujera en el Congreso, lo íbamos a votar de acuerdo con lo que los ciudadanos decidieran en la plataforma en línea. Era nuestra forma de hackear el sistema político. Entendimos que si queríamos volvernos parte de la conversación, tener un puesto en la mesa, debíamos volvernos actores válidos, y la única forma de hacer eso era jugando con las reglas del sistema. Estábamos hackeando en el sentido de que estabamos cambiando radicalmente la forma en que un partido político toma sus decisiones. Por primera vez, estábamos tomando las decisiones junto con aquellos a quienes afectábamos directamente con esas decisiones. Era una jugada arriesgada para un partido con dos meses de fundado en la ciudad de Buenos Aires. Pero captó la atención. Obtuvimos 22.000 votos, 1.2 por ciento de los votos, y fuimos la segunda opción a nivel local. Y aunque eso no haya sido suficiente para ganar un puesto en el Congreso, lo fue para convertirnos en parte de la conversación, al punto de que el próximo mes el Congreso, como institución, estará lanzando por primera vez en la historia de Argentina, un DemocracyOS para discutir con los ciudadanos tres proyectos de ley: dos relacionados con el transporte urbano y uno más con el espacio público.
Nuestros representantes electos, no están gritando, claro está, "Sí, vamos a votar de acuerdo con lo que los ciudadanos decidan", pero están dispuestos a intentarlo. Ellos están deseosos de abrir un espacio nuevo al compromiso ciudadano y con suerte, ellos van a querer escucharlos también. Nuestro sistema político se puede transformar, y no con subversión o destrucción, sino rediseñándolo con herramientas que Intenet nos ofrece hoy por hoy. Pero el desafió real es encontrar, diseñar, crear, empoderar los conectores que pueden innovar, transformar ruido y silencio en señal, y finalmente traer nuestras democracias al siglo 21. No digo que sea fácil. Pero, por experiencia, sé que tenemos una verdadera oportunidad de hacer que funcione. Y en mi corazón, sé que definitivamente, vale la pena intentarlo. Gracias.

Cada vez más nativos digitales

El canal público estadounidense PBS KIDS realizó una encuesta acerca de qué lugar ocupan los regalos de tecnología en los deseos de los chicos.

La encuesta, realizada en noviembre de 2014 a 1000 estadounidenses con hijos o hijas entre 2 y 10 años de edad, reveló que las compras de tecnología se posicionaron alto en la lista de regalos navideños.

Estos son algunos de los resultados del sondeo:
  • El 54% de los padres y madres estaban pensando en comprar equipamiento tecnológico para sus hijos en estas fiestas. 
  • Un 28% pensó comprar tabletas, un 18% se inclinaba por consolas de videojuegos y un 14% por consolas portátiles del tipo “hand held player” (que se sostienen con las manos). 
  • El 68% de los padres compraron o estaban pensando en comprar apps para sus hijos. 
  • Los factores de peso en la selección de apps son: 
    • Contenido educativo, 
    • Precio,
    • Presencia de personajes queridos por los chicos. 
  • Un tercio de los padres encuestados elige para sus hijos apps que no contengan publicidad. 
  • 9 de cada 10 padres opinan que las apps educativas tendrán un rol relevante en el aprendizaje de sus hijos. 
Fuente: Latinlab

Cómo publicar tus aplicaciones en tiendas online

¿Querés desarrollar y publicar tus aplicaciones en el AppStore, Windows Phone Market o AppWorld de Blackberry? Acá te explico paso a paso cómo hacer para crear tu cuenta de desarrollador.

Índice:
  1. AppStore
  2. Windows Phone Market
  3. WorldApp Blackberry

AppStore

El App Store se perfila junto al de Google Play como uno de los dos más importantes mercados actuales de software. Prácticamente se podría decir que si no está en el AppStore o no es accesible como una WebApp, no es un software que llegue al gran público.
La publicación en el AppStore puede ser un tanto complicada, ya que implica varios pasos por parte del desarrollador. A continuación, una perspectiva general de todo el proceso.

Registrarse como Apple Developer

El primer paso es registrarse como desarrollador de Apple desde http://developer.apple.com/devcenter/ios/index.action pudiendo enlazar nuestro Apple ID existente a una cuenta de desarrollador o crear una nueva.
Una vez rellenados nuestros datos y verificada la cuenta, deberemos entrar dentro de ella.

Entrando en el programa iOS Developer Program 

Cuando estemos dentro de nuestra cuenta de Apple Developer, entraremos en nuestra cuenta y veremos en el panel de control la opción Join the Developer Program que nos dará acceso a programar apps para iOS (hay que prestar atención a ésto ya que cada tipo de app/aplicación Apple es diferente y no es el mismo este programa que el de aplicaciones de MacOS X).

Durante este proceso deberemos prestar atención a varios puntos:
  • En el resgistro, nuestro nombre, apellidos o cualquier otro dato no deberá contener tildes o si no recibiremos una llamada desde Apple diciendo que nuestra cuenta no puede ser completada hasta que los eliminemos del proceso de registro.
  • Deberemos pagar la cuota anual de desarrollador de Apple, existen varios planes según si por ejemplo queremos que nuestras apps se distribuyan sólo a través del Apple Store o también queremos que puedan ser instaladas directamente en el dispositivo sin pasar por él. En nuestro caso vamos a elegir la cuota básica que ronda unos 99$.
  • Deberemos aportar los datos acreditativos de empresa en el proceso o como individual, esto varía según el país

Tras realizar el pago, el proceso de registro quedará en espera para que Apple valide el nuevo usuario. Esta espera puede ser de unos pocos días, durante los cuales Apple puede ponerse en contacto con nosotros por teléfono para verificar o pedir aclaraciones sobre algún dato.

Instalando Xcode: entorno de desarrollo

En estos momentos de espera es un buen momento para instalar el entorno de desarrollo Xcode (tipo Eclipse, Netbeans, Visual Studio, ...) desde https://developer.apple.com/xcode/ que dependerá de las últimas versiones de MacOS X (no se había dicho antes, pero sí, para programar apps de iOS necesitamos un MacOS X).
Es importante que mantengamos Xcode actualizado a su última versión si queremos que nuestras aplicaciones sean válidas en las últimas versiones de iOS.

iOS Provisioning portal: certificados

Cuando tengamos la verificación por parte de Apple, volveremos a entrar en el portal Apple Developer y veremos que nuestro usuario tiene nuevas opciones que antes no tenía. Si exploramos un poco veremos que existen multitud de guías de programación, descargas, documentación vídeos, etc. (tanta que nos pueda hacernos sentir un poco perdidos).
El área iOS Provisioning portal nos permite correr apps en entorno de pruebas en dispositivos reales (iPhone, iPad, iPod, ...) que todavía no han sido publicadas. Este proceso se hace a través de software firmado con certificados digitales, que existen de dos tipos:
  • Development profiles: sólo válidos para desarrollo
  • Distribution profiles: para distribución 
 Para que podamos empezar a probar, entraremos en el enlace de iOS Provisioning portal y en su menú principal en Certificates donde veremos las pestañas de Development y Distribution. Haremos una petición de certificado mediante el botón de Request Certificate. Antes de seguir, dejaremos la página web un momento y prepararemos el certificado de desarrollo/distribución. En Spotlight buscaremos el programa Keychain access y pulsaremos sobre el menú Keychain Access -> Certificate assistant -> Request a Certificate from a Certificate Authority y a continuación rellenaremos con nuestros datos marcando la opción Saved to disk que nos generará un certificado X.509 con nuestros datos.
Volveremos al navegador web y subiremos el nuevo archivo generado. Nos devolverá a la página principal de certificados que el estado de nuestro certificado puede estar pendiente de aprobación. Esta petición se resuelve automáticamente en poco tiempo (máximo en algunos minutos), y cuando esté lista nos aparecerá un botón que nos permitirá la descarga del certificado.
Una vez descargado, haremos doble click sobre el archivo y se importará a nuestro Keychain.

iOS Provisioning portal: dispositivos de entorno de pruebas

En el paso anterior creamos los certificados necesarios para autenticarnos como desarrollador iOS, pero también deberemos especificar los dispositivos que pueden estar en el entorno de pruebas.
Para añadir nuevos, en iOS Provisioning portal -> Devices -> Add devices desde donde tendremos que añadir cada UDID de cada uno de los dispositivos del entorno de pruebas. El UDID es un identificador único para cada dispositivo. Una manera sencilla de verlo es desde iTunes, desde la pestaña de dispositivo se refleja una serie de caracteres alfanuméricos.

iOS Provisioning portal: App ID y Provisioning

Por cada app, deberemos crear un App ID que identificará exclusivamente a dicha app. Para ello en iOS Provisioning portal -> Devices -> App ID crearemos el identificador único de nuestra app.
A continuación, en Provisioning haremos click en New profile donde crearemos un perfil para nuestro App ID. Entre las opciones deberemos prestar atención al Distribution Method: App Store o Ad-Hoc.
Nos devolverá a la pantalla principal de Provisioning y veremos un botón de descarga del profile, lo descargaremos e instalaremos en nuestro PC.
Para ver que está correctamente instalado en nuestro ordenador, abriremos Xcode y en Organizer, veremos que en sus Provisioning profiles tenemos ya preparado el perfil para nuestra App.

Programar nuestra aplicación en Objective C

Este paso creo que está claro, programaremos lo que queramos mediante Xcode y probaremos lo que hagamos en el simulador.

Probar en iPhone/iPad/iPod

Conectaremos el dispositivo que hemos introducido el UDID y nos aparecerá la ventana de Organizer. Si es la primera vez que lo conectamos deberemos hacer click en el botón Use for development. Podemos echarle un vistazo a los Provisioning profiles, si esos perfiles están asignados al dispositivo actual, si no tuviera ninguno seleccionaremos iOS Team Provisioning Profile.
Ahora iremos a la pantalla principal de Xcode y seleccionaremos el primer icono de proyecto (de color azul) y en el submenú en Target. A continuación especificaremos según la pestaña:
  • Summary: dispositivos, identificadores y versiones.
  • Info: Bundle identifier, como parte de nuestra App ID
  • Build Settings: buscaremos el Code Signing Identity, eligiendo para cada perfil el certificado de desarrollo o distribución, según necesitemos.
Esto nos permitirá a ejecutar a través de Xcode la app en nuestro dispositivo.

Subiendo nuestra App a App Store con iTunes Connect

Este es el portal donde se suben las apps y se especifica su información: nombre, capturas de pantalla, precio, etc. Deberemos entrar en https://itunesconnect.apple.com/ y con nuestras credenciales de desarrollador iOS. En este punto deberemos tener bien preparado lo siguiente:
  • Nombre
  • Descripción
  • Icono 512x512px
  • Capturas de pantalla: al menos una para iPhone y otra para iPad en los siguientes formatos 320x460 (sin barra de estado); 320x480; 640x920 (retina, sin barra de estado); 640x960 (retina); para orientación paisaje 480x300 (sin barra de estado); 480x320; 960x600 (retina, sin barra de estado); o 960×640 (retina).
Antes de mandar la app, deberemos tener claro cuales son los App Review Guidelines, sobre el buen uso de las apps que van a ser publicadas en cuanto a funcionamiento y contenido. Es importante que revisemos la guía https://developer.apple.com/appstore/guidelines.html y estemos seguros para que la app no sea rechazada.
Dentro de iTunes Connect darle a Manage your applications y Add new app donde rellenaremos los datos de app, entre ellos seleccionaremos el App ID creado para el app.
Tras rellenar todos los datos, haremos click en Ready to Upload Binary.
La subida de los archivos binarios se hará a través de Xcode, como Scheme elegiremos iOS Device y despues Product Archive. Se abrirá una ventana de Organizer donde haremos click en Submit y tras subir la app, volveremos a iTunes connect viendo que la app ya está recibida y pendiente de revisión.


Windows Phone Market

Antes que nada es importante saber que algunos campos de los formularios de registro tienen restricciones sobre la cantidad de caracteres que puedes introducir. Los mismos están aquí.

Pasos para registrarse

  1. Visita la página de registro y haz clic en Unirse ahora.
  2. Si todavía no has iniciado sesión con tu cuenta de Microsoft, hazlo ahora. Si no tienes una cuenta de Microsoft, puedes registrarte y obtener una desde esta página.
    • Nota Asegúrate de que utilizas la cuenta Microsoft que quieres usar para tu cuenta de desarrollador. Más tarde, no tendrás la posibilidad de cambiarla.
  3. Selecciona el tipo de cuenta de desarrollador (individual o empresa). No puedes cambiar esto más tarde, por lo que debes estar seguro de elegir el tipo correcto de cuenta. Independientemente del tipo de cuenta que selecciones, podrás enviar aplicaciones a la Tienda Windows y a la Tienda de Windows Phone.
  4. Introduce la información de contacto que quieres usar para tu cuenta de desarrollador.
    1. Nota Solo la usaremos para ponernos en contacto contigo sobre asuntos relacionados con tu cuenta. Por ejemplo, recibirás un correo electrónico de confirmación una vez que finalices el registro. Luego te enviaremos mensajes cuando te paguemos o si necesitas solucionar algún problema en tu cuenta.
      Si te registras como empresa, necesitas introducir también el nombre, el correo electrónico y el número de teléfono de la persona que aprobará la cuenta de la empresa.
  5. Completa la información solicitada en el formulario. Presta atención especialmente a estos elementos:
    • Para el sitio web, escribe la dirección URL del sitio web que quieres asociar con tu cuenta de desarrollador. Los clientes no verán lo que introduces en este campo.
    • Para el nombre para mostrar del publicador, escribe el nombre que encabezará el listado de tus aplicaciones en la Tienda Windows y en la Tienda de Windows Phone. Elígelo con cuidado, ya que los clientes verán este nombre cuando exploren. Además conocerán tus aplicaciones por este nombre.
    • Nota Si el nombre que eliges está registrado o tiene el copyright de otra persona, tu cuenta podría cerrarse. Consulta tu Acuerdo para desarrolladores de aplicaciones para obtener más información.
  6. Acepta los términos y condiciones del Acuerdo para desarrolladores de aplicaciones.
  7. Especifica la información de pago para abonar las cuotas relativas a tu cuenta con una tarjeta de crédito o a través de PayPal, o bien suministra un token (si lo tienes). (Obtén información sobre precios en Tipos de cuentas, ubicaciones y precios).
  8. Revisa tu pedido y, a continuación, haz clic en Comprar para confirmar el registro de la cuenta y cargar las cuotas correspondientes. Enviaremos un mensaje de confirmación a la dirección de correo electrónico del desarrollador.

Directrices adicionales para cuentas de empresa

  • Crea tu cuenta Microsoft con una dirección de correo electrónico que pertenezca al dominio de tu compañía y no a un individuo en particular, por ejemplo, windowsapps@fabrikam.com.
  • Limita el acceso al panel de tu compañía al menor número posible de desarrolladores.
  • Configura una lista de distribución de correo electrónico corporativa que incluya a todos los que necesiten acceder a la cuenta de desarrollador y agrega esta dirección de correo electrónico a tu información de seguridad. Esto permite que todos los empleados de la lista reciban códigos de seguridad cuando sea necesario para acceder al panel y administrar la información de seguridad de tu cuenta Microsoft. Si la configuración de una lista de distribución no fuera factible, el propietario de la cuenta de correo electrónico individual tendrá que estar disponible para acceder y compartir el código de seguridad cuando se le pida (como cuando se agrega nueva información de seguridad a la cuenta o cuando hay que acceder al panel desde un nuevo dispositivo).
  • Agrega un número de teléfono corporativo que no requiera una extensión y al que puedan acceder los integrantes principales del equipo.
  • Siempre que puedas, haz que los desarrolladores usen dispositivos de confianza para acceder a tu panel. Todos los integrantes principales del equipo deben tener acceso a estos dispositivos de confianza. Así se reducirá la necesidad de enviar códigos de seguridad cuando se acceda a la cuenta.
  • Si tienes que permitir el acceso al panel desde un equipo que no es de confianza, limita ese acceso a un máximo de cinco desarrolladores. Lo ideal es que estos desarrolladores accedan al panel desde equipos que compartan la misma ubicación de red y geográfica.
  • Procura revisar con frecuencia la información de seguridad de tu compañía en https://account.live.com/proofs/Manage para asegurarte de que está actualizada.

La forma principal de acceder a tu panel debe ser desde equipos de confianza. Esto es fundamental, ya que existe un límite en cuanto al número de códigos generados por cuenta, por semana. Además, permite la experiencia de inicio de sesión más transparente.

Seguridad de la cuenta de desarrollador

Usamos la información de seguridad que proporcionas para aumentar el nivel de seguridad de tu cuenta de desarrollador. Para ello, la asociamos con varias formas de identificación. Esto dificulta sustancialmente el acceso no autorizado a tu cuenta Microsoft. Además, si alguna vez olvidas tu contraseña o alguien intenta obtener acceso a tu cuenta, podremos localizarte para que puedas volver a tener el control de tu cuenta.
Debes tener al menos dos direcciones de correo electrónico y/o números de teléfono en la cuenta. Te recomendamos que agregues todas las que puedas. Recuerda que alguna de esta información de seguridad debe confirmarse para ser válida. Asimismo, procura revisar tu información de seguridad con frecuencia, para asegurarte de que está actualizada.
Para administrar tu información de seguridad, ve a https://account.live.com/proofs/Manage e inicia sesión con tu cuenta Microsoft. Consulta Información de seguridad de la cuenta Microsoft: preguntas más frecuentes para obtener más información.
Al iniciar sesión en el panel, el sistema te pide que compruebes tu identidad. En el caso de una dirección de correo electrónico o un número de teléfono, te enviamos un código de seguridad que deberás proporcionar para completar el proceso de inicio de sesión.
Te recomendamos que designes equipos que uses con frecuencia como dispositivos de confianza. Cuando inicias sesión en un dispositivo de confianza, normalmente no se te pide ningún código, aunque es posible que se te pida un código en situaciones específicas, o si no has iniciado sesión en ese dispositivo durante un largo periodo de tiempo. Consulta Dispositivos de confianza: preguntas más frecuentes para obtener más información.

Conjuntos de caracteres y restricciones

Debido a los requisitos de autenticación de desarrolladores y comercio internacional, es posible que determinados campos de los formularios de registro de la cuenta de desarrollador no admitan caracteres del conjunto de caracteres de tu idioma nativo. Algunos de los valores de estos formularios solo pueden introducirse en caracteres alfanuméricos incluidos en el alfabeto europeo occidental.
Los siguientes valores de los formularios de registro de la cuenta de desarrollador deben introducirse como caracteres alfanuméricos del alfabeto europeo occidental:
  • Información de la cuenta de desarrollador: código postal, número de teléfono, dirección de correo electrónico
  • Pago: número de tarjeta de crédito, nombre escrito en la tarjeta, código de verificación de la tarjeta, código postal (dirección de facturación), número de teléfono (dirección de facturación)
  • Cuenta de pago: todos los valores de este formulario
  • Perfil impositivo: todos los valores de este formulario

Blackberry

Ahora nos toca explicar el proceso de subida de apps con la plataforma de RIM.

Crear cuenta BlackBerry App World Vendor Account

Esta cuenta de desarrollador de BlackBerry la podemos crear desde https://appworld.blackberry.com/isvportal/home.do desde donde deberemos crear la cuenta.
Una vez registrados nos enviarán un email con el proceso explicativo de como autenticarnos como empresa o como individuo, enviando los certificados necesarios por email. Una vez que así lo hagamos, nos darán de alta como empresa.

Subir la app

Una vez que recibamos la respuesta por parte de RIM dándonos acceso, volveremos al Vendor Portal y autenticándonos entraremos en nuestro dashboard.
En el menú izquierdo, haremos click en Manage products y después en Add product donde iniciaremos el proceso de datos de nuestra aplicación, incluyendo iconos y capturas de pantalla.
Una vez que terminemos, haremos click en el icono "+" bajo Add release donde subiremos los ficheros, en el caso de una app BlackBerry subiremos el archivo .zip generado tras una build marcando la opción Batch Import Files, y si es para PlayBook el archivo .BAR marcando la opción File Bundles.
Para mayor compatibilidad, haremos click en My product supports user generated content dejando el resto de opciones por defecto.
Una vez que estemos seguros de que todo es correcto, haremos click en Send for review y esperaremos al resultado de la revisión.

Resumen de los conceptos de Piketty

Un interesante y útil artículo de Luís Arroyo

Guía para que parezca que has leído el libro del que todo el mundo habla

No porque no quieras leerlo: yo llevo una cuarta parte de sus 500 páginas (sin contar notas y apéndices), y te aseguro que merece la pena. No. Te doy esta guía porque no podrás leerlo de momento a menos que quieras hacerlo en inglés y compres la edición electrónica o lo cojas en una biblioteca si es que lo tiene alguna. Está completamente agotado. Pregunté por él en dos librerías de Nueva York, la muy comercial Barnes& Noble de Union Square y la muy fascinante Strand de Broadway. Nada. Volví a preguntar en la librería del Banco Mundial en Washington, que lo tiene todo. "Lo siento, el libro está agotado. Se supone que van a tirar otros 20.000 o 30.000 ejemplares".

Sorprendente, porque se trata de un auténtico tratado de Economía, larguísimo, salpicado de conceptos complejos, que está escrito por un francés (y sabemos que lo francés no cuenta con la simpatía inicial de los estadounidenses) y porque no hace muchas concesiones a la literatura, más allá de algunas menciones cultistas al realismo de las novelas europeas del siglo XIX.

Hablo, por supuesto, del libro de Thomas Piketty, Capital in the Twenty-First Century. ¿Por qué ese éxito? ¿Qué dice? Y también, ¿por qué debemos ayudar a que sus ideas se extiendan?

Thomas Piketty (pronúnciese "Tomás Piketí") ha revisado más de un siglo de datos de la economía de dos decenas de países. Los cálculos sobre lo que esos países produjeron e ingresaron. Los datos de cómo distribuyeron sus ingresos. El economista ha recogido los cálculos sobre la riqueza mundial y cómo llega. Ha mirado en cada rincón de la economía mundial y de su historia. El trabajo y su muy fluida exposición a lo largo del libro, que se recorre más como un paseo que como una escalada, proporciona decenas de datos curiosos y de ejemplos e ilustraciones interesantes. Pero la línea argumental es muy poco anecdótica, muy sustancial y muy inspiradora.

Piketty plantea el problema nada más empezar el libro: "Cuando la tasa de rendimiento del capital supera la tasa de crecimiento de la producción y el ingreso, como sucedió en el siglo XIX y parece bastante probable que pase en el XXI, el capitalismo genera automáticamente desigualdades arbitrarias e insostenibles que dañan radicalmente los valores meritocráticos sobre los que se asientan las sociedades democráticas".

Pese a la complejidad de los análisis, sobre los que, sin embargo, el economista francés te guía de manera sumanente didáctica, la tesis es bastante sencilla: no es verdad ese axioma conservador según el cual "el aumento del caudal eleva a todos los barcos", es decir, que el crecimiento favorece a todos de forma similar. No: hay momentos en la historia, explica y demuestra el libro, en que a través de incrementos muy superiores del rendimiento del capital (inmuebles, por ejemplo), una concentración de la riqueza en unas pocas manos, salarios estratosférios, autoconcedidos y completamente injustificables a los grandes directivos, y unas leyes que permiten que eso se perpetúe y aún aumente (eliminando impuesto de sucesiones o facilitando transmisiones patrimoniales), crece la desigualdad y el famoso 1% se refuerza en sus privilegios y su extraordinario poder.

Sucedió, dice Piketty, en el siglo XIX, y podría estar pasando ahora, especialmente desde los años 70 y 80. No sucedió en el siglo XX porque las guerras mundiales actuaron como un nivelador que alivió las desigualdades por la vía más trágica y porque en los años 50 se optó por el Estado Social como modelo, con fuertes inversiones públicas en igualdad a través de la educación pública, la salud pública, las pensiones y los subsidios, etc. Naturalmente, eso implicó la instauración de un sistema fiscal progresivo, improvisado en buena parte en el periodo caótico de las dos guerras. Pero en sociedades como la nuestra, con tiempos de paz muy sostenida, con crecimientos que tienden a estabilizarse –convenientemente, dice Piketty– entre el 1 y el 2% –sucede que unos pocos cada vez tienen más, se fijan a sí mismos sus propios privilegios, copan los accesos a las mejores universidades –Piketty detiene su atención particularmenten en la educación superior– establecen sus propias normas y las de los demás, y fijan sus propios impuestos. Al mismo tiempo aumenta la distancia con el resto y la desigualdad se hace más patente.

Las propuestas de Piketty son tan concretas que dan título a sus subcapítulos: un sistema fiscal verdaderamente progresivo, que no admita lo que sucede ahora en Estados Unidos o en Europa, donde los más ricos entre los ricos pagan proporcionalmente menos que los demás. Un impuesto "confiscatorio" del entorno de un 80% sobre las rentas del capital excesivas (intereses, rentas inmobiliarias, dividendos), y sobre los salarios de infarto que se autoasignan las grandes compañías, como el que se ha aplicado de hecho en Estados Unidos desde la Gran Depresión y hasta los años 80 del siglo XX. Un impuesto global a la riqueza –utópico reconoce el propio autor– que grave los ingresos no productivos. Por ejemplo sugiere Piketty, en un 1% si el ingreso es de entre 1 y 5 millones de euros, o en un 2 si los ingresos son superiores a 5 millones. O un incremento inmediato de la transparencia en las transacciones internacionales. Por ejemplo con una transmisión automática de los datos de la banca mundial.

Dos centenares de líderes de opinión europeos discutían el otro día en Amsterdam posibles medidas para "hacer que las políticas progresistas funcionen". En Economía no estábamos de acuerdo en nada. Para unos había que subir impuestos; para otros, bajarlos. Si alguien decía que había que imponer el impuesto de sucesiones, a otro eso le parecía casi trotskista. Basta mirar el lamentable manifiesto de los socialistas europeos para las próximas elecciones al Europarlamento, para constatar la lamentable vaguedad de la socialdemocracia y su aburguesamiento. Cómo no iba a ser así si en la propia Unión Europea se permite que haya paraísos fiscales como Luxemburgo o Andorra, o limbos como Irlanda o la propia Holanda.

Puede que en Piketty haya algo de marketing editorial y de este déficit de atención que nos aflige al ritmo de trending topics, pero creo que hay mucho más. Con conocimiento de causa, con elegancia, y sin dogmatismos Piketty le dice al mundo lo que el mundo intuye: Que hay una ínfima minoría con enormes e indecentes privilegios. Y también le dice al mundo lo que el mundo quiere oir: Que hay soluciones científicas, concretas y sí, de fuerte inspiración ideológica, para que eso deje de ser así.

Fuente: Info Libre